Cuando una empresa necesita saber la situación actual en la que se encuentra,  puede realizar un diagnóstico organizacional. Este diagnóstico inicial de empresa permite identificar y conocer que “obstáculos” están impidiendo el crecimiento del negocio.

Casi con seguridad uno de estos obstáculos tiene que ver con cómo se relacionan las personas trabajadoras en la empresa. Dentro de la organización es importante detectar e intervenir;

  • Cómo se comunican,
  • Qué roles se están jugando,
  • Qué conflictos existen.

¿Para qué es importante identificar los roles del Triángulo Dramático en las empresas?

En todas las organizaciones se dan relaciones humanas. Estas relaciones entre profesionales determinan el grado de eficiencia en las organizaciones y en su defecto, en el beneficio que tiene la empresa.  

Por tanto, la mala relación entre compañeros de trabajo además de disminuir el rendimiento organizacional, aumenta el absentismo laboral y la desmotivación hacia el trabajo.

Por este motivo, los diagnósticos organizacionales son importantes, ya que nos ayudan a identificar las relaciones toxicas dentro de la empresa. Y una vez, que se han detectado las relaciones tóxicas se puede diseñar un plan de acción que elimine los juegos de manipulación que tienen estas relaciones tóxicas. Y de esta forma mejorar el clima laboral del negocio.

¿Qué es el Triángulo Dramático de Karpman?

Todas las personas cuando se relacionan con otras adoptan un rol determinado para conseguir lo que necesitan en ese momento y en esas circunstancias.

El primero que definió el término Triángulo Dramático fue el psicólogo Stephen Karpman, en 1968. Este Triángulo Dramático se refiere a las relaciones humanas. La novedad que presenta su modelo es la representación gráfica que los roles del Triángulo Dramático adoptan. Tres vértices para tres roles. Karpman constató que en el seno de una relación se ponen en práctica al menos estos tres roles; el Perseguidor, el Salvador y la Víctima.

Triángulo Dramático de Karpman

¿Cómo identificar los roles del Triángulo Dramático de Karpman?

Como hemos visto anteriormente, Karpman define en el Triángulo Dramático tres roles; el Perseguidor, el Salvador y la Víctima.

La forma en que actuamos las personas, cuando nos hacemos mayores, viene determinada por las experiencias que vivimos en el pasado, en nuestra infancia. Durante nuestra infancia vamos llenando “nuestra mochila” con aprendizajes y experiencias que van determinando cómo nos comportamos en la actualidad.

  • Rol de Perseguidor

Las personas bajo este rol se expresan siempre en tono de rabia y reproches. Tienen facilidad para sermonear y se sienten con la potestad de juzgar los comportamientos de los demás de una forma libre y sin limitaciones.

Pretenden satisfacer sus necesidades, aun cuando con ello causen sufrimiento. El comportamiento es rígido y distante, pudiendo llegar a usar la violencia física y verbal.

  • Rol de Salvador

Las personas bajo este rol van por la vida de salvadoras y acostumbran a asumir más responsabilidad de las que le tocan, dan consejos sin que se los pidan y, en definitiva, priorizan las necesidades de los otros por encima de las propias.

Ofrecen su ayuda pero no enseñan a resolver el problema por lo que genera dependencia en la víctima.

  • Rol de víctima

Las personas bajo este rol se caracterizan por la queja constante, sienten que el mundo es injusto con ellas y que no pueden hacer nada por cambiar. Delegan en los demás la solución de sus problemas y requieren la atención de quienes les rodean.

A la larga desarrolla un sentimiento de inferioridad y baja autoestima que se vuelve contra los demás

«Regálale un pez a un hombre y comerá un día. Enséñale a pescar y comerá toda la vida

Provervio chino

El juego del Triángulo Dramático

El juego del Triángulo Dramático aparece en una organización, cuando:

Primero, cuando una persona trabajadora, en posición de Víctima, busca a otra persona trabajadora, en posición de Salvador, para resolver una situación, en vez de enfrentarse al problema o a quién lo causó.

Segundo, cuando una persona trabajadora, en posición de Salvador, interviene en una situación, aunque no lo llamen, dado que piensa que otra persona, a quién pone en situación de víctima, no es capaz de resolver el problema por sí mismo.

Y tercero, cuando una persona trabajadora, en posición de Perseguidor, acciona para demostrar que es más que el otro, criticando y hostigando a una persona, a quién pone en posición de víctima.

¿Cómo se desarrolla el Triángulo Dramático?

Las relaciones se vuelven tóxicas si las personas trabajadoras comienzan a participar en el juego de la manipulación que los roles del Triángulo Dramático ofrecen.   

En el Triángulo Dramático, cada rol juega a manipular a los otros roles. Y todos alguna vez hemos sido parte del juego del Triángulo Dramático, tanto en lo profesional como en lo personal. Además, estos roles se pueden intercambiar y el que hoy era Víctima mañana puede convertirse en Perseguidor.

Por ejemplo, si a Juan su jefe le pide que para el miércoles le prepare el balance del primer trimestre del año. Juan puede decirle a Pedro, que su jefe le ha solicitado el balance del primer trimestre del año pero es que él nunca los realiza y no sabe cómo hacerlo. A lo que Pedro termina realizando el trabajo de Juan. Con lo que Pedro satisface su necesidad de responsabilizarse del otro y Juan satisface la necesidad que otros solucionen sus problemas.

A continuación, se proponen algunas de las frases típicas de cada uno de los roles:

  • Eres un torpe, todo lo haces mal (perseguidor)
  • Los otros son mejores que yo porque tienen la solución que yo no tengo (víctima)
  • Yo soy el que sabe y el otro tiene que hacerme caso (perseguidor)
  • Yo tengo la razón y el otro me necesita (salvador)
  • Después de todo lo que hice por ti y ahora te vas a otra empresa (perseguidor)
  • No te preocupes ya preparo yo el informe por ti (salvador)

Y ¿cuándo se llega al final del juego?

En mayor o menor medida, todos estamos metidos en algún triángulo dramático. Muchas veces nos justificamos en que el otro rol es más culpable que el que mantengo yo. La única forma de salir del Triángulo Dramático es crear nuevos jugadores.

Estos nuevos jugadores se crean a través del crecimiento personal y la autoconciencia. De esta forma, se crea un nuevo Triangulo Ganador, según Acey Choy, con los siguientes jugadores: Asertivo, Vulnerable y Empático.

  • De Victima a Vulnerable: cuando nos hacemos responsables de nuestras competencias y no esperamos que venga nadie a solucionar nuestros problemas.
  • De Salvador a Empático: cuando damos apoyo a los demás en lugar de hacer las cosas por ellos.
  • De Perseguidor a Asertivo: cuando conseguimos nuestros derechos sin que implique castigo, culpa o agresión a otra persona.
Triángulo Ganador

A continuación vamos a desarrollar la misma conversación que han mantenido Pedro y Juan, si hubiesen usado el Triángulo Ganador:

  • Juan: «Mi jefe me ha pedido un informe y yo no se hacerlo.»
  • Pedro: «No te preocupes, yo te lo hago en cuanto termine esto que estoy haciendo.»
  • Juan: «Gracias por ofrecerme tu ayuda, aunque me gustaría intentarlo a mí. Sería genial si me pudieras orientar para que pueda aprender más rápido.»
  • Pedro: «Ok, entonces si necesitas ayuda, me lo dices.»

Conclusión

Para finalizar, la conclusión que podemos sacar es que debemos aprender, en primer lugar, a identificar el juego de manipulación que juegan los roles del Triángulo Dramático, y en segundo lugar, a definir un plan de acciones que sirva de palanca para que estos roles evoluciones a los personajes del Triángulo Ganador. De esta forma se podrá acabar con las relaciones tóxicas dentro de la organización. Y por consiguiente, mejorar el ambiente laboral.