¿Qué es la frustración?

La Frustración es un sentimiento que se genera en un individuo cuando no puede satisfacer un deseo planteado.

En psicología la frustración se define como una respuesta emocional que manifiestan las personas cuando se produce el fracaso de un deseo o esperanza. La frustración es un sentimiento super negativo y desagradable y que ésta relacionado con las expectativas insatisfechas por no haber podido conseguir lo que se buscaba o quería.

La buena noticia es que la frustración es un estado transitorio y, por tanto, reversible.

Estado actual

Hace unos meses, llego a mi consulta una clienta que me contaba aceleradamente  que llevaba un tiempo donde su rendimiento en el trabajo no era como antes. Que no estaba feliz, ni ilusionada, que estaba desmotivada, que cuando estaba en el trabajo se sentía triste, que le pesaba tener que ir a trabajar, que se distraía con facilidad y estas distracciones le llevaban a cometer errores intolerables (para ella). Y esta fue la razón por la que había decidido iniciar al proceso de coaching.

En esta fase, mi intuición como coach me decía que podría estar frente a una persona con baja tolerancia a la frustración.

Y con esta idea, me lancé a preguntar sobre qué PENSAMIENTOS recurrentes tenía cuando estaba en esa situación. A lo que ella me respondió que su trabajo no le interesaba a nadie, no lo iba a hacer bien, que otras personas lo hacen mejor. En conclusión, la gran mayoría de sus pensamientos eran pesimistas y radicales; vamos eran blancos o negros, no había más gama de color.

Más tarde, la anime a que me contara que EMOCIÓN acompañaba a estos pensamientos. Me expuso que sentía tristeza, desmotivación, agobio, ansiedad. Incluso llego a decir “me sentía como una bombilla cuya luz va disminuyendo justo antes de que termine su vida útil”.

Y ya para finalizar, quise que relacionara estos pensamientos y emociones con cómo actuaba, que COMPORTAMIENTO tenía en esos momentos. A lo que me rcontesto que actuaba con dejadez y más que con dejadez era sin energía, como lenta, sin ganas de hacer cosas. También había notado que se impacientaba cuando no le acompañaban los resultados, se había vuelto más  intransigente y con menos capacidad de adaptabilidad. Estaba muy distraída y desenfocada. Actuaba de forma más impulsiva, o más exigente con las tareas. Y como nunca está conforme con los resultados de su trabajo, ha empezado a alargar en el tiempo la entrega de los trabajos, y esto le hace enfadar.

«El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en la lucha contra lo viejo, sino en la construcción de lo nuevo». (Sócrates)

Gestión de la frustración

La gestión de la frustración pasa por que la coachee sea consciente de que esta en ese estado. Cuando al principio llego a la consulta, era una incompetente inconsciente, es decir, que ella no sabia que en ese momento ella estaba en un estado de frustración con su trabajo.

Durante una sesión de coaching y a través de las preguntas, no sabría decir en qué momento, pero pasó, la coachee hizo un ‘clic’ dentro de su cerebro. Este clic le provoco un alineamiento en su cuerpo y esto fue lo que yo noté y así yo  supe que ella ya había pasado a ser una incompetente consciente. Ella se hizo consciente del estado en que se encontraba, descubrió que estaba en un bucle de pensamiento negativo – emoción negativa – comportamiento derrotista.

Desde este momento el proceso se convirtió en crear un plan de acción donde pudiera cambiar a pensamiento positivo – emoción positiva – comportamiento feliz. Este plan de acción le aporta los recursos necesarios para conseguir ser una competente consciente.

Y cuanto más ponga en práctica el plan de acción, antes llegará a ser competente inconsciente.

Y tú, ¿cómo gestionas la frustración? Déjanos tus comentarios