Todos tenemos valores, aunque no lo creamos. Incluso las empresas tienen sus valores. Cada vez, más empresas se están sensibilizando de los beneficios qué la gestión por valores aporta. Cuando una empresa define y comunica bien sus valores aumenta la motivación y la satisfacción de sus trabajadores.  

¿Cómo se trabaja en una empresa cuyos valores son contrarios a los del trabajador?

Cuando tienes que realizar un trabajo que va en contra de tus valores, el rendimiento es menor, y la producción de toda la organización se resiente. La principal causa es que cuando un trabajador tiene que actuar en contra de sus valores, dentro de su cerebro comienza un dialogo interno que lo distrae del trabajo y hace que sea más lento en ejecutar las tareas.   

¿Cómo se trabaja en una empresa cuyos valores no conoce el trabajador?

Todas las empresas tienen valores, pueden estar comunicados o sin comunicar a los trabajadores. Todavía muchas empresas mantienen un modelo de no comunicar a los trabajadores. Y esto, representa un problema, ya que si los trabajadores desconocen el propósito de la organización como se espera de ellos implicación y motivación. Yo siempre pongo el ejemplo de un barco, si el capitán no marca el rumbo como los marineros sabrán hacia donde remar.

¿Cómo se trabaja en una empresa cuyos valores coinciden con los del trabajador?

Los valores de una empresa son como su ADN. Y la gestión de los valores hace que cada uno de los miembros de la organización se identifique con ellos. De esta forma todos los trabajadores reman en el mismo sentido y con la misma intensidad.

Los valores aportan la guía y la forma de comportamiento de todos los que componen la empresa. El resultado que obtienen las empresas que sí comunican sus valores es mejor, ya que, los empleados tienen menos estrés, conocen el propósito de la organización y lo comparten.

Cuando los trabajadores tienen un propósito en la organización, se responsabilizan y se implican más con la empresa y su rendimiento aumenta. Por tanto, la productividad también aumenta y por ello el retorno que se obtiene es mayor.

La gestión por valores es otra parte más a tener en cuenta dentro de la planificación estratégica de las organizaciones. El mayor activo de las empresas actuales son las personas que las forman, y todo lo que se haga para que estén más motivadas y comprometidas va en la línea de aumentar los beneficios de las organizaciones. Y por tanto, los valores tienen valor.